viernes, 17 de enero de 2014

La bicicleta verde y La piedra de la paciencia

Estas últimas semanas he visto un par de películas sobre la vida de las mujeres en los países de Oriente Medio: La Bicicleta verde (2012, Arabia Saudí) y La piedra de la paciencia (2012, Afganistán). En la primera, una niña aspira a tener una bicicleta, pero la creencia de que las bicicletas amenazan la virginidad de las mujeres hace que tenga que luchar mucho para conseguir su sueño, en un mundo de varones que controlan la vida de la niña, de su madre y de todas las mujeres del país (hay momentos vergonzantes para la dignidad de la mujer como la escena en la que la madre de la niña quiere comprarse un llamativo vestido rojo para agradar a su marido y tiene que probárselo bajo el Niqab, en los baños del centro comercial de la tienda de modas, pues la tienda la regenta un hombre) En la segunda, localizada en una ciudad afgana en guerra, una mujer joven consagra su vida a cuidar de su marido yihadista en coma, aprovechando su estado vegetativo para confesarle que su vida ha sido un infierno junto a él (escenas espectaculares de un Kabul en ruinas por el que transitan las mujeres bajo el burka como fantasmas asustados)
Es imposible quedarse callada ante el visionado de estas películas. Mujeres que se ven obligadas a llevar burkas; a soportar las vejaciones de hombres, padres y hermanos; mujeres que no tienen libertad para opinar ni actuar; niñas educadas en una estricta moral religiosa que todo lo prohíbe y nada permite. Y lo peor de todo, es que estas películas están dramáticamente inspiradas en la realidad. De hecho, la directora saudí cuenta la historia real de su sobrina; y la actriz protagonista de La piedra de la paciencia (la bellísima iraní Golshifteh Farahni) ha sido expulsada recientemente de Irán por posar semi-desnuda en unas fotografías.
Aplausos entusiastas para estas dos valientes y hermosas películas.
 

miércoles, 15 de enero de 2014

Inspired by Iceland

Sobrecogida por las nefastas decisiones del gobierno autonómico que determinan mi futuro profesional a corto plazo (oposiciones de secundaria sí, pero no así) hoy necesito algo energético. Quien me lea y me conozca sabe de mi pasión por la cultura nórdica. He visto este vídeo que promociona uno de mis países preferidos, Islandia y quería compartirlo porque me trae toda la luz, la fuerza y la alegría que necesito para pasar la tarde.

martes, 14 de enero de 2014

Noches de radio con mayúsculas en el Cerbuna

Gracias a ivoox, esta tarde estoy reescuchando viejas grabaciones radiofónicas del gran Juan Antonio Cebrián, reviviendo la Historia con mayúsculas. Recuerdo la simpatía que despertaba en mí este locutor de radio, cuando lo escuchaba en las largas noches de estudio universitario en el Colegio Mayor Pedro Cerbuna. Su mítico programa "La Rosa de los Vientos" me acompañaba en el silencio de las noches Cerbunas. Yo tenía uno de aquellos aparatosos radioCD negros de formas redondeadas que se llevaban a finales de los 90. A media noche hacíamos una paradita en el estudio y nos tomábamos un café con leche en polvo para paliar los efectos del sueño. Éramos insultantemente jóvenes y las noches eran nuestro terriotorio natural. Cada cual tenía sus aficiones: unos escuchaban música, otros nos decantábamos por la radio hablada y siempre había alguno que prefería la morosidad del silencio.
 
Juan Antonio Cebrián murió prematuramente en 2007, pero su recuerdo permanece en mi memoria, asociado indisolublemente a aquellas largas y deliciosas noches en el Colegio Mayor a finales de los 90.