lunes, 29 de julio de 2013

Verano es lectura



Verano es muchas cosas, pero sobre todo lectura. Sigo enganchada al realismo mediterráneo y amargo de Rafael Chirbes. Devoré "Crematorio" (la mejor novela que he leído en los últimos tiempos, junto con "El mapa y el Territorio"de Houellebecq) y ahora estoy con la segunda parte, que es "En la orilla".

Ayer, charlábamos mi prima Pili y yo sobre este libro y sobre la obra de Chirbes. Esa crónica certera, cáustica y obsesiva del apogeo (Crematorio) y la estrepitosa caída (En la orilla) de la inmigración, la especulación inmobiliaria, la corrupción política, la prostitución y el turismo extranjero en el Levante español. Pero también el atinado retrato de la perfidia, la falta de escrúpulos, el cinismo y la soberbia del ser humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario