miércoles, 31 de julio de 2013

Yonquis de la poesía

Ayer en el Teatro de las Esquinas estuve viendo un intensísimo espectáculo poético-musical: "Yonquis de la poesía". Dedicado a los poetas beats americanos, fue emocionante escuchar a José Luis Esteban poniendo voz y garra a la poesía de Allen Ginsberg, William Burroughs, Gregory Corso y Lawrence Ferlinghetti. Son poemas que se dibujan fácilmente en tu cabeza, tienen una imaginería potente, provocativa y apocalíptica...

"Gamberros rockeros adolescentes toman por asalto las calles de todas las naciones. Irrumpen en el Louvre y arrojan ácido al rostro de la Gioconda. Abren puertas de zoos, manicomios, cárceles, revientan las conducciones de agua con martillos neumáticos, rompen a hachazos el suelo en los lavabos de los aviones comerciales, apagan faros a tiros, liman los cables de ascensor hasta dejar un solo hilo, conectan las alcantarillas a los depósitos de agua, arrojan tiburones y rayas, anguilas eléctricas y candirús a las piscinas"
Fragmento de Naked Lunch de William Burroughs

Recordé algo que había olvidado. Que yo estuve allí, en la mítica librería City Lights de San Francisco, con mi buena amiga Marta. Donde se citaban los beats y leían sus poemas ante la estupefacta mirada de la América pacata de los años 50. Recuerdo que cuando se hizo de noche salimos despavoridas del corazón de San Francisco, que se llenó de homeless, perros y prostitutas. Una imagen tan potente y apocalíptica como el poema de Burroughs.

lunes, 29 de julio de 2013

Verano es lectura



Verano es muchas cosas, pero sobre todo lectura. Sigo enganchada al realismo mediterráneo y amargo de Rafael Chirbes. Devoré "Crematorio" (la mejor novela que he leído en los últimos tiempos, junto con "El mapa y el Territorio"de Houellebecq) y ahora estoy con la segunda parte, que es "En la orilla".

Ayer, charlábamos mi prima Pili y yo sobre este libro y sobre la obra de Chirbes. Esa crónica certera, cáustica y obsesiva del apogeo (Crematorio) y la estrepitosa caída (En la orilla) de la inmigración, la especulación inmobiliaria, la corrupción política, la prostitución y el turismo extranjero en el Levante español. Pero también el atinado retrato de la perfidia, la falta de escrúpulos, el cinismo y la soberbia del ser humano.