domingo, 31 de marzo de 2013

La lectura

Serie de fotografías presentada (y no premiada) al concurso Segovia foto 2013.

 

En algunos municipios del Matarraña existe la costumbre de colgar de la puerta un papelito con la lectura del contador de luz y agua para que tome nota el inspector. Cada papeleta, como cada vecino, como cada casa, es completamente única y singular.

viernes, 29 de marzo de 2013

Ocean Colour Scene en Zaragoza

En este Viernes Santo gris y lluvioso, re-escucho los grandes discos "Moseley Shoals" y "One from the Modern" de Ocean Colour Scene en un acto de preparación para el concierto que van a dar en Zaragoza. 
Me encantan sus canciones, son tan refrescantes y luminosas como un polo de limón. Me recuerdan la chica que era yo en los noventa, el entusiasmo, las camisetas azul eléctrico que lucíamos en los festivales de Benicassim, los grandes amigos que éramos sin disimulo lo más modernos de Ateca y El Frasno, las cintas grabadas que escuchaba en el Colegio Mayor con mi amiga Mon...Y es un efervescente y mágico recuerdo para esta tarde.
 
 
Será en el Teatro de las Esquinas, el próximo 18 de abril, que por cierto es un sitio chulísimo para ir a conciertos en esta ciudad.

martes, 19 de marzo de 2013

Laminerías de San José

Hoy, día de San José, mi madre ha elaborado las virutas de San José, siguiendo la receta de mis abuelos, de la confitería de Melitón. Muchos atecanos me recuerdan las delicias que hacían mis abuelos en su confitería. Mi madre ha conservado bastantes recetas y de vez en cuando, nos prepara estas laminerías.
Las virutas son de harina, manteca, mantequilla y azúcar. Con la manga pastelera se extienden en la bandeja del horno como si fueran finas lenguas. Y cuando están doradas se tienen que enrollar en estas cañas hasta dejarlas enfriar. Un proceso completamente artesanal que mi madre ha realizado hoy con santa paciencia durante varias horas. El resultado, con aroma de vainilla y galleta tostada...mmm...delicioso.

miércoles, 13 de marzo de 2013

Vosotros lo tenéis todo, yo tengo una escopeta

Vosotros lo tenéis todo, yo tengo una escopeta. Así de contundente se muestra Rafael Chirbes en su última novela, "En la orilla", que acaba de publicar Anagrama. A propósito de esta publicación, El Cultural entrevista al escritor. Yo me he quedado impresionada por la lucidez y la clarividencia con la que  el escritor interpreta la depredación que estamos viviendo en este país:
"...aunque todo parece que cabalga desbocado, por otro lado veo a un país puritano, exigente, veo que nos vamos convirtiendo en un coro inquisitorial y eso me asusta..."
"...Las redes sociales arden, oigo por ahí. Bueno, pues a mí las redes sociales me dan pánico. Para mí son como esas "tricoteuses" de la revolución francesa, esperando ver rodar cabezas, desde el anonimato, desde la cobardía más absoluta y esperando a ver qué cabeza cae para celebrarlo"
Y a propósito de la literatura contemporánea:
"Los escritores que reniegan de la función de la literatura -capturar verdades, moldear sensibilidades- fingiendo hacerla un homenaje, y la convierten en una casa de muñecas, no me interesan"
Tras leer esta entrevista, y a pesar de que "En la orilla" se anuncia como una novela sombría y agobiantemente triste, dan muchísimas ganas de leerla. Para abrir boca, se puede leer el primer capítulo on-line a través de este enlace.
 

martes, 12 de marzo de 2013

Searching for sugar man

El sábado estuve viendo el documental "Searching for sugar man". Una de esas películas que-nadie-debería-perderse y que-habría-que-ir-a-verla-pronto-no-sea-que-la-quiten. 
Narra la fascinante historia de Sixto Rodríguez, un músico de Detroit que se convirtió en el Dylan de Sudáfrica; pero qué historia...Como buen documental sobre música tiene una banda sonora excelente. Aquí un caramelico..."Can't get away" de Sixto Rodríguez.
 

jueves, 7 de marzo de 2013

Zaragoza Low Cost

Hace tiempo que vengo dándole vueltas a la idea de que el negocio de las salas de cine está condenado a morir de dignidad. Los empresarios de este sector, encastillados en la idea de no bajar precios si no subirlos (por la subida del IVA cultural), han conseguido que su negocio sea absolutamente deficitario. Unos no van al cine porque se descargan las películas de internet; otros, simplemente no están dispuestos a pagar los casi 8 euros que cuesta ver una película en sesión ordinaria. Por otro lado, hay demasiadas salas y la programación se repite en todas ellas. Además se ha destruido el hábito social de ir al cine. Conclusión: las salas de Zaragoza están casi vacías.
Pues bien, este martes en Zaragoza, fui al cine con mi hermana a ver la película “Blancanieves”. Sorprendentemente, aunque era festivo, la entrada costaba (para todo el mundo, para todas las sesiones) el ajustado precio de 5 euros. En el cine Eliseos se han dado cuenta de que siempre es mejor llenar la sala ganando poco dinero que perder todo el dinero porque la sala está vacía. Que comprar una entrada de cine por internet tenga un recargo (de gastos de gestión…¿qué gestión?) me parece insólito en los tiempos en los que comprarla desde casa e imprimírtela es más cómodo que ir media hora antes a la taquilla. Son tiempos de ajustar la oferta a la demanda, de reducir los precios, ofrecer descuentos y promociones a los espectadores.
 
Tras la peli -que es hermosa y emocionante por cierto- fuimos a tomar un café. Segunda sorpresa de la tarde: el low cost también ha llegado a los bares y  cafeterías…por sólo 1 euro tomamos dos cafés con leche en una super-céntrica cafetería zaragozana.  Que por cierto estaba llena de gente, probablemente porque han sabido flexibilizar su oferta y adaptarse al poder adquisitivo de los consumidores, que, como yo, prefieren pagar menos por el mismo producto.
 
Parece que algo se está moviendo por fin. De momento, yo estoy muy contenta: hacía meses que una tarde de consumo cultural en festivo no me había salido tan barata.

lunes, 4 de marzo de 2013

Víctor Guiu


Mi buen amigo Víctor Guiu, que es una colección innumerable de profesiones, agitaciones y valentías, pero sobre todo es una gran persona a la que admiro, estrena página web. Y eso siempre es una buenísima noticia que celebrar.