martes, 23 de octubre de 2012

Un interior victoriano

La perfecta simetría. Una silla antigua, dos ventanales diáfanos y sin cortinas. Radiadores de hierro colado. El jardín casi salveje de inspiración inglesa. La gastada tarima. Un lugar  desde donde dar la espalda al mundo y mirarse hacia adentro.
 
 
Fotografía tomada en el Bijbelsmuseum de Amsterdam



No hay comentarios:

Publicar un comentario