jueves, 30 de agosto de 2012

Compás de espera

Comienzo de curso. Compro dos libretas antes de que suba el IVA. Cuento los días de vacaciones que me quedan. Cierran la piscina. La frutera ha vuelto hoy de vacaciones. Los gimnasios hacen ofertas. Se anuncian coleccionables. Recojo los vestidos y saco las rebecas. Septiembre en compás de espera.

sábado, 25 de agosto de 2012

Algunos hombres bellos

 
 
 
Fotografías tomadas en la etapa de Jaca de la Vuelta, con mi querida olympus EP-1. Reconociendo la belleza de los cuerpos ciclistas.



jueves, 23 de agosto de 2012

Ecce homo


Confieso mi estupor hacia todo lo que ha sucedido con un lienzo del Santuario de la Misericordia de Borja. Que una voluntariosa pintora de 80 años haga sus pinitos sobre un lienzo de escaso valor artístico y en estado de grave deterioro no es nada nuevo de  lo que tengamos que asustarnos.  A lo largo de años de trabajo con restauradores he visto muchas de estas escaramuzas, que con la perseverancia del oficio acaban siendo perfectamente reversibles y recuperables. Lo nuevo es convertir esto en trending topic y que hasta BBC news se haga eco de la noticia.

Me irrita la falta de respeto que domina  en las nuevas redes sociales: no nos olvidemos de que se trata de una pieza de temática religiosa, que gracias a las parodias de los twitteros, se ha convertido en un esperpento objeto de burlas y caricaturas; me irrita que quienes han extendido esta noticia como una peste sean ese tipo de gente a quienes les parece super- aburrido un museo de arte barroco y tremendamente cool una performance…y probablemente no sepan ni qué significa "Ecce Homo".

Sinceramente, estoy más cerca de la señora pintora de Borja (que hoy confesaba en la televisión estar abrumada ante el alcance de los acontecimientos) que de todos ellos.

lunes, 20 de agosto de 2012

La utopía es posible: ICSID. Ibiza, 1971

En septiembre de 1971 se celebró en Ibiza un encuentro de diseño, arquitectura y vanguardia denominado ICSID. La semana pasada estuve viendo en el MACBA de Barcelona una exposición que recoge los testimonios gráficos, audiovisuales y sonoros de aquel experimento. Recuerdo haber visto algo muy parecido en el MNCARS de Madrid mostrando el encuentro que que se celebró en Pamplona en 1972. Por su modernidad y transgresión, siempre me sobrecogen estos acontecimientos cuando pienso en el contexto histórico en el que se celebraron: la aguerrida España del tardofranquismo.


Instant City

En este encuentro de Ibiza se llevaron a cabo varias experiencias de arquitectura efímera bien curiosas: la Instant City (gran arquitectura habitacional neumática y efímera)o el inflable de Josep Ponsatí (que elevaba sobre la bahía de San Miguel una espectacular arquitectura hinchable a modo de gran guirnalda de almohadas blancas). Las fotografías y los vídeos atestiguan que hubo mucha experimentación diversión en aquella playa ibicenca. No me hubiera importado estar allí, pero todavía no había nacido.
Una exposición que merece muchísimo la pena...Hasta el 20 de enero en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona

domingo, 19 de agosto de 2012

El triunfo de la vegetación es absoluto. El entusiasmo y el estupor que producen leer un libro magistral.

Acabo de terminar, con una mezcla de entusiasmo y estupor, "El mapa y el territorio" de Michel Houellebecq. No desvelaré nada de su trama, por si alguno de los que me leéis quiere leerlo, pero creo que es una de las mejores novelas que han pasado por mis manos en los últimos tiempos. Tampoco es que su trama sea demasiado intrincada: la enjundia de este libro no está en la historia que cuenta sino en la resina que suda esa historia. Cuajada de hondas reflexiones sobre el hombre contemporáneo y sobre el final de una era, la nuestra, siento que Houellebecq ha llegado al quid de una cuestión que es difícil poner en palabras (o que yo al menos soy incapaz de poner en palabras).
Extracto un párrafo que es una síntesis sublime de todo el libro:

"La obra que ocupó los últimos diez años de la vida de Jed Martin puede, pues, considerarse una meditación nostálgica sobre el fin de la era industrial europea, y más en general sobre el carácter perecedero y transitorio de toda industria humana. Después de todo, solo quedan hierbas agitadas por el tiempo. El triunfo de la vegetación es absoluto".



viernes, 10 de agosto de 2012

Prometheus

Fui al cine a ver una película de esas que a una "no le pegan". Género: ciencia-ficción. Sala: cines Palafox. Día: Estreno. Película: Prometheus.  No tengo ningún pudor en confesar varias cosas:
- Que no he visto Alien 1, 2 ni 3.
- Que no comprendí enteramente la trama de la película.
- Que tuve que taparme los ojos en varias ocasiones para evitar la repugnancia de algunas escenas.

Pero aún así aprecié la estupenda estética de esta película y pasé un rato entretenido en gratísima compañía. Y me reconcilié con la ciencia-ficción.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Déjà vú

Déjà vú

Tú y yo
ya nos hemos olvidado antes

Ajo. Micropoemas 3. Arrebalo Libros, 2011

martes, 7 de agosto de 2012

Amstrad CPC 6128

Ayer leí un artículo en Heraldo sobre los vetustos ordenadores de los años ochenta. Sinclair ZX Spectrum y Comodore 64, ahora convertidos en reliquias de la modernidad. Yo tengo uno de aquellos ordenadores: un AMSTRAD CPC 6128, comprado en El Corte Inglés a finales de los años 80 por unas 70.000 pesetas. Mi amiga María tenía uno idéntico. Recuerdo haber elegido entre éste con monitor de color y otro con la pantalla en color verde pino. Lo guardamos como una joyica en una caja en el trastero: con su manual del usuario, sus juegos en diskette y su joystick negro y amarillo. He visto en ebay que no pagan más de 100 euros por uno de ellos, así que, aunque no estaba entre mis planes venderlo, seguirá hibernando en mi trastero mientras pasan los años.

sábado, 4 de agosto de 2012

En Budapest

En Budapest, salimos de una modesta casa de cambio  con el bolsillo lleno de Forintos que nos recuerdan a los billetes del Monopoly.
Caminamos por tranquilas avenidas adoquinadas y salpicadas de soberbias villas. Cuesta familiarizarse con este idioma impronunciable, pero los adustos húngaros agradecen un mal-pronunciado "Koszonom" que intenta ser mi aproximación al "gracias", y a veces hasta esbozan una disimulada sonrisa.

Nos sobrecoge la megalomanía de las estatuas estalinistas retiradas a un parque de la memoria donde parecen mamuts dormidos: Lenin, Stalin y los grandes héroes del comunismo húngaro. Deberíamos aprender de ello: la Historia, nos guste o no, siempre merece un lugar donde ser recordada.

El Danubio, anchísimo y verde grisáceo, nos regala una puesta de sol con nube de algodón de azúcar. La cara amable. En la otra orilla,  unos zapatos de hierro homenajean a los judíos lanzados al río durante el terror nazi.


Nos cuesta muchos transbordos llegar, pero conseguimos alcanzar el gran mercadillo de Budapest. A falta de inglés o húngaro, imponemos el regateo a golpe de boli y papel...y por unos pocos euros nos llevamos a casa unas cuantas joyicas.
...Y todo ello en la semana en la que hacía 100 años que no se alcanzaban los 40º en Budapest. Y nosotros pensando en el frío del otro lado del telón de acero...