lunes, 30 de abril de 2012

El familisterio de Guise (Francia)

Aprovechando que mañana es la fiesta del trabajo, quiero recordar algo: el 1 de mayo de 1867 se celebró por primera vez en Francia el día del trabajo en el mejor de los escenarios posibles: el Familisterio de Guise. 

En la localidad francesa de Guise se mantiene en pie un singular conjunto de viviendas de finales del siglo XIX llamado “Familisterio”. En esta época se extendió por Europa una efímera corriente, la Arquitectura utópica, que pretendía una auténtica reforma social a través de la arquitectura. Jean Baptiste André Godin no se quedó en la utopía: diseñó y levantó un interesante conjunto residencial para 1200 personas, a las que empleó en sus talleres y fábricas.
En el Familisterio había agua corriente, ventilación, piscina, lavabos y muchas más comodidades que en la mayoría de las casas burguesas de París. La tesis de Godin era que, no es la riqueza la que iba a resolver los problemas de la pobreza. En lugar de buscar más riqueza para los empleados, había que proporcionarles equivalentes de la riqueza y elementos de confort para mejorar sus vidas. Los sustitutos de la riqueza son, además de los apartamentos, una escuela, una biblioteca, un teatro, una guardería, un economato, una piscina, una lavandería, jardines y espacios agrícolas para cultivar legumbres.
Desde 1991, este conjunto es monumento nacional de Francia. 


Aquí un interesante video explicativo producido por el Museo D'Orsay de París:



sábado, 28 de abril de 2012

Una película para esta tarde de sábado

Hoy he visto en el cine "Intocable", una de esas inmensas pequeñas-películas que nos regala de vez en cuando el cine europeo. Un breve vistazo al argumento (millonario tetrapléjico que contrata a un senegalés de los suburbios parisinos como asistente y enfermero) te conduce a pensar en una de esas películas lacrimógenas que explotan la tragedia. Pues no: es una historia sincera, donde se consigue hacer humor al margen de la desgracia. Supongo que pasará por las carteleras sin pena ni gloria, pero yo la recomiendo vivamente. 

sábado, 21 de abril de 2012

Un cortometraje de Óscar

En la víspera del día del libro: "The Fantastic Flying Books of Mr.Morris Lessmore", Óscar al mejor cortometraje de animación 2011.

viernes, 20 de abril de 2012

Lo que ando leyendo

En estos meses he leído poco. En busca de alguna lectura ligera y atractiva cayó en mis manos la trilogía más leída de los últimos tiempos: Millenium. Devoré el primer volumen con la misma voracidad insulsa con la que mi perra engulle pienso del comedero. No he seguido con los restantes. Veredicto: un buen pasa-ratos que no deja poso ni regusto. 
Después de mucho buscarlo en librerías (agotado desde hace años), bibliotecas públicas y el impenetrable trastero lleno de cajas de libros de mi casa, dí con el libro que quería leer este mes: "Capital del dolor", de Francisco Umbral.He leído un ejemplar muy raído que me sacaron del depósito de la Biblioteca de Doctor Cerrada. Una novela estupenda de la España de la 2ª República y la Guerra Civil,uno de esos libros que te recuerdan que la mejor Historia novelada de la Guerra Civil no la han escrito Almudena Grandes ni Javier Cercas. Magistral.
Y por último, recomendado por Carmen, tengo entre las manos una novela gruesa y exótica que se titula "Mil soles espléndidos", que habla de mujeres afganas con vidas muy diferentes a la mía. Que eso siempre interesa y entretiene. 
 
Anoche, en un rato de soledad leí "Circular a veces", un poemario de Reyes Guillén que me esperaba en la estantería desde el día de su presentación en Antígona. Como Reyes, poeta y amiga, conozco bien el dolor amargo que contienen los poemas escritos a las personas que se fueron demasiado rápido. Y el frío de las casas vacías. Sus poemas son hondos y bellísimos. Dejo aquí una muestra: 


Tengo el armario lleno de tristezas:

viejas tristezas, tristezas usadas,
alguna tristeza pasada de moda
y últimas tendencias en tristeza.
Tengo un fondo de armario lleno de dolor:
dolores apolillados, dolores muy llevados,
pero también algún dolor de usar y tirar.
Cuando alguien me coge de la mano
le cuento lo que tengo,
mucho frío y un poco de dolor.
Pero cuando alguien me coge de la mano
y me mira a los ojos,
entonces
le cuento lo que tengo.

sábado, 7 de abril de 2012

Semana Santa

Que la Semana Santa, para la mayoría de los españoles es una fiesta desprovista de tuétano religioso, es algo que he comprobado estos días de vacaciones. Basta dejarse llevar por el sonido poderoso y batuquero de ciertas cofradías de tambores, que incita más al bailoteo que a la piedad. Escuchar a una abuela decir que le va a poner a su nieto el "disfraz" de nazareno. Contemplar los postizos de peluquería posmoderna que lucen algunas imágenes.
Comprendo tanto a los devotos religiosos que ven en la Semana Santa una época de recogimiento y luto como a quienes disfrutan con la bullanga y la exaltación ruidosa de lo popular. Afortunadamente, España es grande y hay para todos.
Entretanto me asomo a la ventana y contemplo un pequeño calvario del siglo XXI: por la cuesta de las Bodeguillas, una mamá carga con la cruz de nazareno de su hijo de 2 años.