viernes, 2 de septiembre de 2011

Confieso que



...estoy enganchada, por segunda vez en mi vida, a una serie. Desde los tiempos heroicos de Doctor en Alaska (aquello sí era devoción, cuando lo pasaban en las madrugadas de verano por la 2), ni Lost, ni CSI, ni Sexo en Nueva York…nunca he pasado del primer capítulo. Mad men es diferente: me gusta la trama, me interesan los personajes y me apasiona la estética. El primer capítulo me recordó tanto a Revolutionary Road, esa película maravillosa de Sam Mendes que retrata como ninguna la vida de la clase media norteameriacana. Los creativos de una empresa de publicidad en la América de Kennedy y Nixon, las secretarias atrapadas entre la vida que tienen (trabajar y tener independencia económica) y la que quieren (casarse y formar una familia para convertirse en el modelo de perfecta esposa americana). El vestuario, el mobiliario…es un verdadero prodigio del director de arte. Gracias a Carmen, que me grabó las cuatro temporadas, ahora la puedo ver toda entera a la hora de la sobremesa. Y creo que, también he enganchado a mi hermana...

1 comentario:

  1. Lola, mi pareja, me ha comentado que esta serie es maravillosa. A ver si saco algo de tiempo y la empiezo a ver (que miedo....seguro que no puedo dejar de verla....)
    Recuerdo ese verano en la 2. No me perdía ni un capitulo de "Doctor en Alaska", aunque me los sabía casi de memoria.
    Reconozco que tambien he seguido con pasión la serie "Lost", aunque el final me decepciono mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar